Ejercicios para hacer en casa

Ejercicios para hacer en casa

Este año está siendo muy intenso y todo lo que está ocurriendo puede que esté repercutiendo en la salud de tu espalda. Los cambios repentinos en tu rutina diaria (como perderte tu clase de yoga, tener a tus hijos en casa todo el día o trabajar en una oficina improvisada en cualquier parte de la casa) pueden jugarle una mala pasada a tu salud vertebral. Por eso, queremos enseñaros unos ejercicios muy fáciles para hacer en casa.

Está comprobado que el ejercicio y la actividad física reducen el dolor de espalda y mejoran la movilidad si se realizan de manera continuada. A continuación, te damos algunas opciones que puedes hacer en casa si te ves obligado a tener que confinarte durante una temporada.

Según diversos estudios, la mejor forma de actividad física ara reducir el dolor de espalda es… ¡cualquier forma de ejercicio que puedas comprometerte a realizar regularmente! Aquí está el truco: lo verdaderamente importante es moverse y mantenerse flexible, independientemente de cuál sea exactamente el ejercicio que realices.

Y esto es cierto, no hay ningún ejercicio en particular que sea mejor que otro para generar una mejoría en el dolor de espalda a largo plazo. Se han estudiado muchos tipos de actividad física, desde pilates a la bicicleta estática, entre otros, y aunque todos mejoraron el dolor de espalda de la mayoría de los participantes, el resultado global tras seis meses de análisis indicó que no había diferencias notables en los resultados entre realizar un tipo de actividad u otro.
En general, la clave principal para generar mejorías era empezar a moverse regularmente, independientemente del tipo de ejercicio que se decida realizar.

Cómo elegir el mejor ejercicio según tu caso

El ejercicio que elijas para tu dolor lumbar debe ser un ejercicio que puedas comprometerte a realizar regularmente. Puedes elegir un programa de ejercicios que se adapte a ti teniendo en cuenta estos tres factores:

1. Qué ejercicio te gusta y disfrutas haciendo.
2. Cuáles son tus límites físicos, hasta donde llega tu cuerpo.
3. De cuánto tiempo dispones para comprometerte a realizar los ejercicios diariamente.

Ahora que tienes unas pautas para ayudarte a elegir el tipo de ejercicio que se adapta a ti, vamos a ver algunas opciones de ejercicios y estiramientos para hacer en casa. Puedes empezar ahora mismo, no requieren nada (o casi nada) de equipamiento y pueden hacerse (casi) en cualquier sitio.

Yoga

El yoga es una elección perfecta que no requiere más que de 10 a 60 minutos por sesión y un espacio de suelo libre para practicarlo. Para hacer las cosas todavía más fáciles, puedes utilizar una toalla o una colchoneta de yoga, aunque no es obligatorio.
¿Quieres un plan específico? Aquí tienes una de nuestras clases de Yoga que emitimos en directo, de 1h de duración, designadas para mejorar y prevenir los problemas de espalda y movilidad en general. También puedes contratar tu sesión individual en nuestra web o asistir virtualmente a nuestras sesiones grupales semanales.

Circuito aeróbico en interiores

Hablar de hacer un circuito aeróbico puede sonar demasiado abrumador (o a algo no especialmente divertido), pero se refiere simplemente a cualquier entrenamiento compuesto de una serie de ejercicios que se hacen en secuencias, con el objetivo de calentar tus músculos (con pesas libres o el propio peso de tu cuerpo, por ejemplo) e incrementar tu frecuencia cardíaca. Y lo mejor es que apenas necesitas nada más que un pequeño espacio libre en el suelo y un compromiso con tu propia salud.

Te dejamos un ejemplo de circuito de movilidad diseñado específicamente para fortalecer tu zona lumbar y prevenir el dolor y futuras lesiones en tan solo 20 minutos.

Caminar

La práctica de caminar de toda la vida es una de las mejores opciones para aliviar el dolor lumbar porque es súper fácil empezar, no es necesario ningún equipo específico y es accesible para prácticamente todo el mundo. Los estudios han señalado lo fácil que es ver resultados reales de una rutina diaria de caminar porque es una alternativa más barata que otras formas de actividad física y requiere menos planificación. Son todo ventajas… ¡ahorras dinero y te mueves más!

Esperamos que os hayan gustado estas ideas de ejercicios para hacer en casa. Como veis, hay muchos tipos de ejercicio diferentes y todos ellos tienen un efecto positivo en el dolor de espalda, pero lo verdaderamente importante es elegir uno y comprometerse a realizarlo regularmente. Así que ya no tienes excusa para probar cualquiera de estas actividades fáciles y gratuitas y empezar a sentir cómo mejora tu dolor de espalda desde hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: