Lo último, mindfulness también en fisioterapia

Lo último, mindfulness también en fisioterapia

Fuente: Pixabay 

Mindfulness también en fisioterapia

 

Mindfulness: el nuevo Hakuna Matata

¿Qué es el Mindfulness?

No se trata de tener la mente “llena de pensamientos”, como podríamos pensar en un principio. Es exactamente lo contrario: se trata de conseguir un foco de atención en un pensamiento o sentimiento, o en algún aspecto fisiológico corporal (respiración, latidos..). Mindfulness busca que nos centremos en el presente de forma plena y nos liberemos de pensamientos negativos o dañinos. Y tenemos buenas noticias,  es aplicable también en fisioterapia.

Un concepto aparentemente simple, ¿verdad?. Quizá en la práctica no lo sea tanto. Nuestra fisioterapeuta colaboradora, Patricia Moreno de Carlos, nos pone un ejemplo práctico relacionado con la fisioterapia para ayudarnos a entender esta filosofía de vida:

Mindfulness también en fisioterapia

Imaginemos a una persona con dolor crónico lumbar, que acude al fisioterapeuta porque sufre dolores nocturnos que le resultan insoportables. También en el trabajo. Incluso en la ducha.

El fisioterapeuta realiza una valoración, tanto física como psicológica de la persona. Se encuentra con que ésta tiene pensamientos catastróficos sobre su dolor: ante cualquier gesto o movimiento, está en constante estado de alarma por temor al daño físico. En este caso, el papel del Mindfulness en este tipo de pacientes es clave: el objetivo será que el paciente realice ejercicios específicos con plena concentración, siendo consciente de los movimientos, sin que juzgue o se centre en el dolor.

Práctica Mindfullness

Esta práctica budista es apta para todos los públicos. Concretamente en niños se ha comprobado en numerosos estudios que el aporte de beneficios en la salud mental y física es real. Aquí van unos tips para que podáis iniciarte en esta maravillosa vertiente budista:

  1. Elige un lugar tranquilo y sin ruidos. Apaga el teléfono.
  2. Ponte ropa cómoda, quítate el calzado y siéntate cómodo en el suelo. Con la columna erguida, pero relajada.
  3. Centra tu atención en la respiración.
  4. Imagina una escalera. Sus peldaños serán el acercamiento al estado conciencia plena.
  5. Empieza con sesiones cortas. Empieza con ejercicios de 10 minutos. Progresivamente, podrás ir aumentando tus sesiones hasta la media hora
  6. Comienza centrándote en UN objeto. Poco a poco, prueba a focalizarte en sentimientos, sensaciones…..  Ve aumentando la complejidad.

¿Queréis leer más tips y consejos relacionados con la fisioterapia? Os recomendamos que le echéis un vistazo al Blog de Patricia Moreno: www.patriciamdec.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: