¿Contractura muscular o tensión muscular?

¿Contractura muscular o tensión muscular?

¿Contractura Muscular o Tensión Muscular?

Muchas veces sentimos ese dolor en una zona de nuestro cuerpo y escuchamos a los demás decir, “tranquilo es solo tensión muscular” o peor aún “tienes una contractura  muscular”. 

La tensión muscular

Se refiere al grado de contracción que poseen las fibras musculares, cuando realizamos algún movimiento de manera natural (flexión, extensión, rotaciones). La gran activación de estas fibras origina la tensión muscular.

El cuerpo humano está compuesto en su mayoría por fibras de contracción lentas (rojas) y fibras de contracción rápida (blancas).

Las fibras blancas generan tensión muscular rápidamente, pero se fatigan en poco tiempo.

Por el contrario, las fibras rojas tardan más en generar tensión, pero su estímulo es más largo en el tiempo y así, tardan más en fatigarse.

Contractura muscular

Se refiere a la contracción continua e involuntaria de las fibras y el músculo; lo que altera sus funciones, manteniéndolas activas y produciendo dolor y disfuncionalidad.

En la mayoría de los casos, la contractura muscular se presenta cuando el individuo está practicando alguna actividad física y ésta sobrepasa los límites de funcionalidad de la musculatura, por ejemplo, jugar al fútbol.

Sin embargo, una contractura muscular puede presentarse, también, en personas que sostienen largos periodos de tiempo en una posición o posturas inadecuadas, como por ejemplo, largas jornadas laborales en un escritorio.

En hombres jóvenes y deportistas, las contracturas musculares se presentan, mayormente, en la musculatura isquiotibial, tensor de fascia lata y en la zona dorsal.

Mientras que, en las mujeres suelen suceden en la zona cervical, hombros y abdomen.

En la actualidad, es muy importante referir las estadísticas del aumento de niños con contracturas musculares en el área cervical, ocasionadas por las largas horas que éstos pasan usando sus celulares, tablets o consolas de videojuegos.

¿Cómo se puede presentar una contractura?

Miostática: al realizar un movimiento oportuno, éste refleja un dolor automático pero que no produce una lesión. Realizando estiramientos se normaliza la contractura.

Postraumática: se genera por una respuesta de defensa de las fibras tras  un fuerte impacto, y así el cuerpo protege las estructuras más débiles y sensibles.

Tienen un periodo de entre 48 y 72 horas aproximadamente en donde se produce un fuerte dolor en la zona (8-9/10 EAD) y la musculatura tiende a sentirse muy rígida.

Posturales: se presentan por malas posturas durante el trabajo, estudios o en gestos repetitivos mal hechos,

Son de presentación lenta y poco dolorosas (3-4/10 EAD) y normalmente podrían asociarse con nudos o puntos de gatillos.

Por hipotonía o debilidad muscular: son las más comunes en prácticas deportivas, ocurren cuando le exigimos al músculo una respuesta rápida y éste está débil por la falta de entrenamiento o preparación.

El músculo producirá la contractura para evitar la ruptura de las fibras, es decir, como una respuesta de protección.

¿Qué puede causar una contractura?

  • Personas sedentarias que quieran realizar ejercicios de alto impacto sin estar preparados.
  • Largas horas de trabajos que conllevan a posturas sostenidas.
  • Personas de edad avanzadas, con el pasar de los años se ve afectada la elasticidad y funcionamiento de los músculos.
  • Estrés, puede llevar a mantener constante tensión en los músculos.
  • Deportes, por las grandes exigencias musculoesqueléticas.
  • Deshidratación. La falta de algunos minerales como magnesio, potasio, glucosa o sodio pueden aumentar las posibilidades de fallas musculares y ocasionar una contractura muscular.

¿Cómo tratar la contractura muscular?

  • Medicamentos: anti-inflamatorios y relajantes musculares, teniendo en cuenta siempre que deben estar prescritos por un médico.
  • Fisioterapia: un fisioterapeuta podría ayudar realizando ejercicios de estiramientos dirigidos, masajes descontracturantes o relajantes, educación postural, aplicación de frió y calor, punción seca.
  • Modificar la dieta, disminuyendo el consumo de alimentos ácidos y  aumentando los ricos en potasio.
  • Mantenerse bien hidratado.
  • Realizar un buen acondicionamiento muscular previo a la realización de un deporte o ejercicios.
  • Estiramientos para volver a la normalidad al finalizar los deportes o ejercicios.
  • Cambiarlas posiciones al menos cada 20 o 30 minutos en las jornadas laborales y realizar las pausas activas.
  • Reposo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: